Cuando vamos caminando, a veces salen a nuestro encuentro esas sendas que se apartan de lo establecido en las leyes humanas; puedes desviarte o no.
Si eliges avanzar por alguna de esas direcciones equivocadas, ciertamente deberás pagar un gran precio.
Puedo imaginarme que todos tenemos la opción de elegir, (¿o quizá no?). Muchos han decidido vivir en ese mundo inquietante de la delincuencia; puede que algunos se hayan creído impunes por su situación personal, otros pueden haber pensado que no les quedaba otra alternativa. Cada cual sabrá el porqué decidieron jugarse su paz a cara o cruz.

Pobre gente, aquella a la que le ha tocado delinquir.

Anuncios

Agustina se levantó, como todos los días, nada más asomar por su ventana los primeros rayos del sol. No necesitaba ningún artilugio que la despertara con sonidos estruendosos; al fin y al cabo no tenía ninguna obligación que cumplir.
Desde hacia ya mucho tiempo, no recordaba cuánto, su única tarea diaria era la de sentarse en su mullido sillón y mirar por la ventana a la gente caminando de un lado para otro.

Alguien pulsó el timbre que tenía un sonido dulce de campanillas repiqueteando. Se agarró fuertemente a su andador, y a paso lento se encaminó hacia la puerta.
Pensó ¿Quién diantres será y qué querrá a estas horas de la mañana? y refunfuñando agarró la manilla de la puerta con la intención de abrir, pero se detuvo y miró a través de la mirilla. Encarada a la puerta había una mujer rechoncha que parecía estar algo alterada; se quedó mirándola unos segundos y sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo.
Pensó que lo mejor sería no abrir, pero el timbre volvió a sonar varias veces, estaba claro que esa mujer no pensaba darse por vencida. Esa insistencia aún le hizo temer más por seguridad y decidió que aunque fundiera el timbre, ella no pensaba abrir la puerta, así que haciendo oídos sordos se volvió a su esponjoso sillón y dirigió su mirada hacia una furgoneta blanca que había aparcada debajo de su ventana.
Le llamó la atención unos dibujitos rojos en los laterales del vehículo y sobre todo esos dos fortachones con los brazos cruzados y con cara de pocos amigos que parecían esperar que pasara algo.

Ahora no estaba sonando el timbre, ahora estaban aporreando la puerta de tal manera que mismamente parecía que la iban a tirar abajo. Se oían voces fuera, pero no conseguía entender qué estaban diciendo.
Empezó a temblar y su corazón le palpitaba tan fuerte y tan seguido que pensó que se le saldría de su sitio. Se acurrucó en el sillón y se tapó la cabeza con la pequeña manta que usaba para echarse sobre las piernas.
Escuchó un sonido metálico y cómo estaban trasteando la cerradura. De pronto la puerta se abrió con un fuerte golpe.
Escuchó los pasos de varias personas acercándose a ella. Alguien agarró la manta y de un tirón la echó a un lado. Levantó la cabeza y vio a esos dos hombres, los que estaban junto a la furgoneta, y a esa mujer regordeta que había estado llamando insistentemente a la puerta. Esa mujer, a la que ella no reconocía, le increpó muy alterada: “mamá, nos has dado un susto monumental. Hemos estado al borde del infarto todos estos días. Es la última vez que te escapas de la residencia. A partir de ahora te cerrarán la puerta de tu habitación con llave y no te dejarán ni a sol ni a sombra. Te has portado muy mal”.

Agustina preguntó: ¿Por qué me llamas mamá? ¿quiénes sois vosotros y qué queréis? Dejadme en paz o llamaré a la policía. Pero no había terminado la frase cuando los dos hombres se le echaron encima y a la fuerza la cogieron cada uno de un brazo. La ataron en una silla de ruedas y la sacaron a la calle en dirección a la furgoneta.

Agustina escuchó llorar a esa mujer que la llamaba mamá, pero no entendió el porqué de sus lágrimas. Sus miradas se cruzaron, pero los ojos de Agustina estaban vacíos.

Ella solo podía pensar en estar sentada en su cómodo sillón junto a su ventana.

 

Sobre la pegajosa y resquebrajada mesa de madera se hallaba el pequeño reloj de arena. Sin prisa pero sin pausa iba dejando caer un grano tras otro.
Manuela lo miraba temerosa. Se recostó en su viejo colchón de espuma y esperó a que cayera el último grano.

Su tiempo había terminado.

Siento que la muerte me acecha.
Noto su negra presencia detrás de la ventana.
Su gélida mirada atraviesa el cristal.
Mi figura lánguida, se pierde entre las sábanas.
Mi cuerpo se diluye con negras sombras.
Mi pensamiento vuela fuera de mí.
Mis ojos se cierran lentamente.
Oscuridad total, espanto absoluto.

Quiero gritar, pero en mi boca solo hay silencio.

MamiBayonas

Estar en la nada es lo mismo que estar sin estar.

Sí, tu presencia física está ahí, pero tu esencia como ser vivo no.
A tu alrededor hay movimiento; el día da paso a la noche y la noche al día; las personas entran y salen, vienen y van, pero tú no estás ni aquí ni allá.
El sonido de las voces es un murmullo lejano, no te interesa qué dicen, no importa, estás aislado.
Tus sentidos apagados y los sentimientos amordazados.

No hay futuro ni presente, todo quedó en el pasado.

Ver la entrada original

De los pocos que lograron sobrevivir, solamente dos recordaban a duras penas como había sucedido todo.
El maldito virus había conseguido contagiar a toda la población.
El egoísmo había alcanzado límites insospechados, y la maldad se dejaba ver en el rostro de todos los humanos. Ya nadie salía a la calle si no era con la cara tapada, ya que se habían desfigurado de tal manera que causaba náuseas el mirarlas.
Era raro ver a alguien por la calle, ya que en los tiempos que corrían no hacía falta para nada salir, todos podían cometer sus estafas por la red. Aunque ya eran pocos los incautos que se dejaban engañar.
Las organizaciones de ayuda a los necesitados tuvieron que cerrar por falta de gente a la que asistir, todos los pobres habían terminado muriendo de asco.
Los hospitales también cerraron, el coste de mantenimiento había llegado a ser tan alto que era imposible mantenerlos.
Poco a poco los ancianos fueron abandonados a su suerte, y encerrados en sus casas terminaron muriendo de soledad sin necesidad de ninguna asistencia médica. El olor a cadáver se impregnó por todos los rincones del planeta.
Solo las ratas salían de sus escondrijos para conseguir algo que llevarse a la boca.
Conseguir comida era algo casi imposible, pues los campos fueron abandonados y las fábricas cerradas. Ya no quedaba mano de obra para nada.
La estupidez se propagó de tal manera que el hombre ya no era un semejante, era un enemigo al que había que exterminar.

Cuando vinieron a darse cuenta solo quedaban unos cuantos mutilados.

 

Ese día salió a la calle de buena mañana, había pasado muy mala noche y no se encontraba de muy buen humor.
No hizo el recorrido que solía hacer todos los días para llegar a su trabajo, decidió meterse por las estrechas y húmedas callejuelas de la parte antigua del pueblo, pensando que así evitaría tener que saludar a algún conocido, pues malditas las ganas que tenía de hacer ningún paripé.
Iba abstraído en sus pensamientos, con las manos metidas en los bolsillos del pantalón y con una bufanda al cuello que solo dejaba entrever sus ojos a medio abrir.
Se preguntaba si alguna vez tendría valor para alejarse de todo lo que le rodeaba y comenzar una nueva vida en otro lugar, aunque sabía ciertamente que fuera a donde fuera la tristeza y la soledad siempre serían sus compañeras. Estaba cansado de la misma rutina, más de treinta años haciendo las mismas cosas y viendo a las mismas personas. Pensó que quizá si se fuera a algún lugar en donde pudiera ver el mar cada mañana, todo podría ser un poco mejor.
Se sentó en un banco de madera y dejó volar su pensamiento.
De pronto sintió como si su cuerpo no pesara nada y se elevara sin que él pudiera hacer algo para impedirlo. Notó como si unas manos lo llevaran cogido de los brazos tirando de ellos hacia arriba.
El pueblo cada vez se veía más pequeño y difuso, y así continuó subiendo hasta que lo perdió de vista.
Ahora estaba entre blancas y esponjosas nubes que lo acariciaban suavemente y le susurraban al oído cosas ininteligibles pero con un tono tranquilizador. Se sintió feliz y en paz.

Al cabo de unas horas salieron a patrullar dos policías locales y se encontraron a un hombre tumbado en un banco de madera. Se acercaron pensando que sería algún vagabundo que habría pasado la noche ahí durmiendo la mona, pero cuando fueron a despertarlo para que se marchara de allí se percataron de que el hombre estaba frío como el mármol. En sus manos todavía tenía agarrada una jeringuilla y una nota de papel.

Por fin tuvo el valor para alejarse de todo y de todos.